Cuestionan la funcionalidad del IMC

El doctor Carlos Bastarrachea afirmó que la complexión no determina la salud metabólica del individuo 

El Índice de Masa Corporal (IMC) fue establecido en el año de 1835 y, lentamente, ha comenzado a ser desplazado e, incluso, cuestionado por su funcionalidad como indicador de riesgo cardiovascular, comentó el doctor Raúl Bastarrachea en su participación durante el 3.er Simposio de Nutrición.  Con este simposio, que tuvo como tema general “Bases moleculares de la obesidad”, la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) celebró el Día del Nutriólogo en honor a los especialistas que estudian el proceso alimenticio y sus efectos en el metabolismo. 

El evento fue virtual, a través de Microsoft Teams, en donde se contó con la participación del doctor Bastarrachea para la ponencia plenaria, quien compartió su conocimiento sobre la expansión no saludable del tejido adiposo y su interacción con el sistema inmune. El doctor Bastarrachea es investigador del Texas Biomedical Research Institute. 

El conferencista magistral aseguró que la complexión no determina la salud metabólica del individuo, sino que es la disfunción alterada del tejido adiposo la que establece, desde el punto de vista bioquímico, quién va a estar metabólicamente saludable o no. 

Agregó que la distribución de la grasa corporal y la función alterada del tejido adiposo, en lugar de la masa grasa total, predicen mejor la resistencia a la insulina y las complicaciones relacionadas a nivel individual. 

Recomendó a los espectadores leer las investigaciones realizadas por el doctor Eric Ravussin, quien en 2016 hizo una importante aportación acerca del tejido femoral subcutáneo. 

Por otra parte, los doctores Yolanda Loya, Edna Nava y Juventino Colado compartieron su conocimiento con los temas Estrategias terapéuticas, Disfunción del tejido adiposo, Nutracéuticos ricos en licopeno y Efectos terapéuticos. 

El simposio se llevó a cabo el viernes 5 de febrero y estuvo a cargo de la doctora María de Jesús Viloria Beltrán y del doctor Jorge Ignacio Camargo Nassar. 

Comparte este artículo: