Estudia salud mental en hijos de madres trabajadoras

La doctora María del Consuelo Cervantes realizó investigación en estancias infantiles y Centros de Atención Infantil

Un estudio para el diagnóstico de la salud mental de los niños, hijos de madres trabajadoras, demostró los efectos negativos que se producen en ellos cuando las madres son sometidas a fuertes presiones laborales y económicas, y tienen experiencias de prácticas de crianza desadaptativas.

El estudio se realizó en las Estancias Infantiles o Centros de Atención Infantil del Desarrollo Integral de la Familia (DIF) municipal, donde los niños pasan varias horas; incluso hay algunos que están ahí hasta 12 horas al día, mientras las madres tienen largas jornadas laborales en la industria local, principalmente maquiladoras.

Este estudio lo llevó a cabo la doctora María del Consuelo Cervantes Muñoz, docente de la Maestría en Psicoterapia Humanista y Educación para la Paz de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), como parte de su trabajo de tesis de Doctorado en Psicología de la misma Universidad.

En este estudio participó también el doctor José Rubén Parra Cardona, de la Universidad de Texas en Austin, quien es experto en prácticas de crianza.

La doctora Cervantes Muñoz dijo que estas madres trabajadoras por lo general deben cumplir una triple jornada laboral diariamente, pues además de realizar un trabajo en la industria deben hacerse cargo del trabajo doméstico en su hogar y, además, educar a sus hijos.

El estudio fue motivado por la revisión de diferentes trabajos sobre la salud mental de los niños, que se encuentran en la Encuesta Nacional de Salud, y en ellos se ve que están aumentando los problemas de salud mental en los menores y que se manifiestan con conductas desadaptativas, como la depresión, ansiedad, autolesiones, sobre todo en las niñas, y en casos extremos el suicidio.

La doctora Cervantes Muñoz dijo que, además de conocer la salud mental de los niños, era también importante comprender la situación en las madres, pues no basta con conocer los efectos, sino que es necesario conocer la raíz de las prácticas de crianza desadaptativas para erradicarlas.

El diagnóstico sobre la salud mental y las prácticas de crianza demostró que las madres trabajadoras en Ciudad Juárez son sometidas a fuertes presiones laborales, “porque lo que importa en la industria maquiladora es la productividad”, expresó la investigadora.

Ciudad Juárez, dijo la doctora, ocupa el primer lugar en maltrato laboral hacia la mujer, lo que genera en ellas estrés, una desregulación emocional con manifestaciones de enojo y reacciones explosivas, y a esto se agrega que tienen experiencias de crianza desadaptativas, pues nadie les enseña a ser madres.

Mencionó la doctora Cervantes Muñoz que las prácticas de crianza controladoras generan síntomas de depresión y ansiedad, y otras conductas como las autolesiones, como provocarse cortadas y golpearse con los puños.

Mientras que las prácticas de crianza permisivas generan conductas disruptivas, como la rebeldía y prácticas de bullying.

Estas prácticas de crianza desadaptativas están generando un aumento en el deterioro de la salud mental de los niños y en situaciones extremas, se dan casos de suicidio. Se ha notado en Ciudad Juárez que la edad de los suicidas se está acortando, pues antes eran personas mayores y nuestro interés es atender la sintomatología que está surgiendo para prevenir este problema, indicó la doctora Cervantes Muñoz.

Para este objetivo se diseñaron talleres dirigidos a las madres trabajadoras, que se impartieron en las Estancias Infantiles del DIF para mejorar las condiciones de la salud mental de estas mujeres y que puedan manejar el estrés con ejercicios físicos y de respiración, y talleres de comprensión a sí mismas, para hacerles ver que están haciendo lo mejor que pueden con lo que tienen.

Otra parte de los talleres fue dedicada a las prácticas de crianza más adaptativas en beneficio de la salud mental de los niños.

A estos talleres asistieron mujeres de 18 a 60 años, que son madres o abuelas cuidadoras, aunque también se logró la participación de algunos padres de familia, que han comprendido la importancia de la presencia de la figura paterna en el desarrollo de los hijos y que no basta con proporcionarles alimentación y vestido, sino que importa —y mucho— la convivencia de padres e hijos.

Los talleres, que también se impartieron a las encargadas de las Estancias Infantiles, tuvieron un impacto en más de mil personas y se pretende que tengan un seguimiento, para que sea mayor el número de madres y padres de familia el que participe.

La doctora Cervantes Muñoz dijo que tiene el objetivo de realizar un posdoctorado para continuar trabajando con este mismo tema y con el apoyo del doctor Parra Cardona, quien ha trabajado con grupos latinos, afroamericanos y sajones en Estados Unidos.

Indicó también que una alumna de la Maestría en Psicoterapia Humanista y Educación para la Paz en Nuevo Casas Grandes inició un proyecto con el mismo tema de las prácticas de crianza y salud mental en las madres.

 83 vistas,  2 hoy

Comparte este artículo: