Universidad rinde homenaje al cineasta Arturo Ripstein

La Sala de Cine del CCF lleva ahora el nombre del director y guionista mexicano  

El director mexicano Arturo Ripstein, invitado especial en los festejos por los primeros 50 años de existencia de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), recibió un homenaje en la Sala de Cine Universitario del Centro Cultural de las Fronteras (CCF). 

A Ripstein, quien por 58 años ha contribuido destacadamente en la industria cinematográfica, poniendo en alto el nombre de México a nivel global, le fue develada (el 25 de agosto) una placa de reconocimiento en la sala de cine, que es la primera en todo el país en llevar su nombre. 

La doctora Alpha Elena Escobedo Vargas, directora general de Difusión Cultural y Divulgación Científica, aprovechó el acontecimiento para ofrecerle unas palabras al realizador capitalino. 

“El cine está reconocido como una de las disciplinas artísticas con mayor influencia en la transmisión cultural de nuestra época, así lo reconocemos también en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. Por lo que trabajamos cotidianamente, desde las áreas de Difusión Cultural, no sin cuestionar qué tipo de cine queremos programar y, en este sentido, qué tipo de cultura queremos transmitir”, reflexionó. 

“Nombrar a la Sala de Cine Universitario de la UACJ, Arturo Ripstein, surge de esa reflexión y con la intención de hacer una declaración sobre los objetivos de este espacio: proyectar obras que provoquen en los espectadores la curiosidad por conocer más la necesidad de reflexionar y hacer crítica, y un disfrute a partir de eso”, aseveró la doctora Escobedo Vargas. 

“Me enorgullece que se le ponga mi nombre a esta sala, me da muchísimo gusto que esté ocurriendo esto; es enormemente grato” 

Asimismo, enfatizó que ponerle a este recinto el nombre de un prestigiado cineasta mexicano implica abrir las puertas a las propuestas de cineastas y videastas mexicanos que están en la búsqueda de sus propios lenguajes y temas. 

Indicó que esta Institución está abierta a contenidos complejos, a temas difíciles con cuestionamientos duros y emociones transgresoras. 

“Como una sala universitaria, nuestros programas se mantienen abiertos a la comunidad en general con un acceso gratuito”, recordó. 

A su vez, la titular de Difusión Cultural y Divulgación Científica le agradeció al maestro Ripstein por su generosidad, haciendo el honor de prestar su nombre. 

“Esperamos no defraudarlo y sea para usted un motivo de orgullo, para lo cual le pido, por favor, que nos siga asesorando y que no nos deje solos, que siga viniendo a Ciudad Juárez y que sea una de las tantas visitas que ustedes nos hagan”, exteriorizó. 

Por su parte, el doctor Daniel Constandse Cortez, secretario general, en representación del rector de esta casa de estudios, maestro Juan Ignacio Camargo Nassar, ofreció el mensaje oficial de la mencionada celebración. 

“Pues esta es nuestra sala de cine albergada en un recinto que, hace algunos años, la Universidad recuperó y que día a día lo que busca, precisamente, es la lucha a favor del cine mexicano. Arturo Ripstein tiene una amplia trayectoria, tiene reconocimientos nacionales e internacionales; así que, pues, nos viste, señor director, su nombre viste esta sala y nos sentimos muy orgullosos de eso”, mencionó Constandse Cortez. 

Agradeció el que se haya efectuado este evento, porque “mantiene viva la imagen del trabajo artístico de personajes de la cultura cinematográfica nacional”. 

Después, se hizo lectura a la semblanza de Ripstein con reflexiones que externó durante su conversatorio, por parte de Erick Arenas Góngora, programador de la ahora Sala de Cine Arturo Ripstein. 

Mientras que el cineasta, acompañado por su guionista, escritora y cónyuge, Paz Alicia Garciadiego, expresó “que nunca he sido objeto de este tipo de homenajes. Me enorgullece que se le ponga mi nombre a esta sala, me da muchísimo gusto que esté ocurriendo esto; es enormemente grato. Soy de pocas palabras para agradecer todo esto, pero tengo una sola: gracias”. 

Como parte del acto protocolario fue develada su placa de reconocimiento por parte de los invitados y autoridades estudiantiles. 

Ripstein, en 1997, obtuvo el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el área de Bellas Artes, siendo el segundo director de cine en obtenerlo, después de Luis Buñuel. 

Mientras que en 2000 ganó la preciada Concha de Oro del 48.° Festival de Cine Internacional de San Sebastián, por la película  La perdición de los hombres

Durante el homenaje también se dieron cita la maestra Guadalupe Gaytán Aguirre, directora del Instituto de Arquitectura, Diseño y Arte (IADA); el maestro Alejandro Castillo González, subdirector de Formación y Vinculación Cultural; Carlos Arturo Cabello Padilla, jefe de Cine Universitario; y Miguel Ángel Mendoza Rangel, director del Instituto para la Cultura del Municipio de Juárez (Ipacult). 

 150 vistas,  2 hoy

Comparte este artículo: