Estudian causas y estadísticas de feminicidios

Docentes de universidades de México y EU analizan el fenómeno en mesa de trabajo 

El homicidio de mujeres en el país registra un constante aumento de 2018 a 2020, según datos revelados en el marco de la mesa de trabajo: Perspectivas del feminicidio en la agenda feminista. 

Esta estadística mostró también que en el mismo periodo el homicidio de hombres ha registrado una disminución, aunque sigue siendo mayor la cantidad de hombres que mueren de manera violenta en México. 

En la presentación de su tema Homicidio y feminicidio en el sureste mexicano, la doctora Maritel Yanes Pérez indicó que, según los datos del INEGI, en 2018 se registraron en el país 3752 homicidios de mujeres, en 2019 fueron 3893 casos y en 2020 la cifra llegó a 3952. 

En el caso de los homicidios de hombres, en 2018 se registraron 32 765, en 2019 ocurrieron 32 530 y en 2020 la cifra llegó a 32 147. 

Agregó que, en términos generales, a partir de 2010 los homicidios registrados en el país tuvieron un incremento debido a los operativos del Estado contra el crimen organizado. 

En esta mesa de trabajo, que formó parte de las Jornadas Conmemorativas por la Lucha de los Derechos de las Mujeres, participaron David Dalton, de la Universidad de Carolina del Norte, Estados Unidos; Héctor Hernández Silva, quien realizó una maestría en El Colegio de la Frontera Norte, pero que su exposición fue a titulo personal; y la doctora Yunuen Ysela Mandujano, profesora investigadora de la UACJ. 

La doctora Yanes Pérez dijo que la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre seguridad Pública reportó que a nivel nacional la inseguridad es el problema que más aqueja al país. 

Agregó que en el sureste mexicano, en Quintana Roo y Tabasco, la inseguridad es el principal problema según la población encuestada, mientras que en Campeche es el segundo, en Yucatán es el tercer problema y en Chiapas es el cuarto. 

Dijo que de 2010 a 2017 la tasa de homicidios en el sureste del país aumentó en las cinco entidades, pero de manera más grave en Tabasco y Quintana Roo.  

En el análisis de estos casos, por género, se encontró que las mujeres víctimas de homicidio eran jóvenes de 15 a 29 años, con bajos niveles de educación, solteras, que en su mayoría no trabajaban y que quienes sí trabajaban se dedicaban principalmente al comercio. 

Se encontró también en este análisis que el hogar fue el lugar donde con mayor frecuencia se cometieron los homicidios, y que la manera más frecuente en que sucedieron fue por ahorcamiento, estrangulamiento o sumersión, el uso de un objeto cortante y el arma de fuego. 

En el caso de los homicidios de hombres, estos ocurrieron principalmente en la vía pública y la manera más frecuente fue con el uso de armas de fuego. 

En la mesa de trabajo, David Dalton hizo un análisis de la película El Traspatio, un drama ficticio sobre los casos de crímenes cometidos en Ciudad Juárez; Héctor Hernández Silva mostró los resultados de una investigación sobre las experiencias de familiares de víctimas de feminicidio y desaparición en su exigencia de justicia; mientras que la doctora Mandujano presentó su estudio sobre las problemáticas de la mujer víctima de violencia en Japón. 

 555 vistas,  3 hoy

Comparte este artículo: