Reabre Centro Cultural de las Fronteras

El CCF obtuvo el certificado Sello de Calidad Punto Limpio por su compromiso con la salud e higiene

Certificado con el Sello de Calidad Punto Limpio como un espacio comprometido con la salud y las buenas prácticas de higiene, el Centro Cultural de las Fronteras (CCF) abre sus puertas a la ciudadanía para que pueda disfrutar de exposiciones, de un lugar para tomar y comer algo en el Café Universitario, recientemente remodelado, y para disfrutar de las proyecciones del Cinito Universitario al aire libre.

Con este distintivo, se les garantiza tanto a los usuarios como al personal que ahí labora, que se han implementado todos los protocolos de salud requeridos actualmente, medidas establecidas por organismos internacionales, explicaron Mayra González Castillo y Luz Mireya Terrazas Sigala, adscritas a la Subdirección de Formación y Vinculación Cultural.

“Esta certificación fue voluntaria, a través de una invitación que Gobierno del Estado hizo a todos los museos y centros de la ciudad, por medio de la Red de Museos, para tomar esta capacitación que les da garantía a los usuarios. Es una muestra palpable, tangible, del compromiso que tiene la Universidad del cuidado y bienestar de los ciudadanos, y de su personal”, comentó Mireya Terrazas.

Con este reconocimiento, el CCF permitirá un aforo de cien personas, quienes tendrán como opción acudir al Café Universitario, a las proyecciones al aire libre del Cinito Universitario o a algunas de las salas de exposiciones, donde recientemente se inauguraron dos proyectos expositivos. Semanalmente, las actividades, horarios y la capacidad de las personas se irán modificando, dependiendo del color del semáforo epidemiológico.

“La contingencia nos obliga a innovar y buscar espacios que podamos adecuar para ofrecer servicios al aire libre, como es el caso del Café Universitario. En él, la gente puede venir a comprar algo de comer y, con una distribución que ya tenemos de las mesas, pueden degustar, ya sea en los vestíbulos o a un lado de las salas de exposiciones, e incluso habilitamos con mesas el jardín interior para aquellos que no se sientan cómodos en espacios cerrados puedan comer al aire libre”, comentó Mayra González.

Punto Limpio es un sello otorgado por la Secretaría de Turismo y avalado por las secretarías de Salud y Trabajo y Previsión Social, el cual surgió tras la propagación de la influenza y que ahora con la COVID-19, ha sido modificado con el fin de ajustarse a los protocolos de higiene que se requieren a causa de este virus. Actualmente, en todo el estado, únicamente diecisiete lugares, entre museos y centros, cuentan con esta certificación, inicialmente diseñada para hoteles y restaurantes.

Toma de temperatura, aplicación de gel antibacterial y preguntas de sintomatología por parte del personal médico es el primer filtro sanitario que se realiza antes de ingresar al ccf. En su interior, se colocaron varias estaciones de gel antibacterial para el uso de los usuarios y los empleados, y se desinfectan permanentemente las áreas para asegurar la salud de los visitantes y de los trabajadores.

La capacitación virtual de este certificado comenzó en noviembre del año pasado y concluyó en enero, donde se efectuaron cuatro módulos, de cinco horas cada uno, en los cuales participaron: Moisés Bañuelos Arciga, Luisa Julieta Rubí María Benítez Rosales, Maximiliano Fortes Montes, Roberto Villalobos Leyva, Luz Mireya Terrazas Sigala y Mayra González Castillo.

 148 vistas,  2 hoy

Comparte este artículo: