Apoyar proyectos de vida es el objetivo en ICSA

El director del instituto dijo que ha prevalecido el sentido humano durante todo el tiempo de pandemia  

El inicio y transcurso de la vida universitaria pueden significar, para los estudiantes y sus familias, un proyecto de vida, la esperanza de un mejor futuro. Se le apuesta a que, al concluir el programa académico, habrá una mejora a la calidad de vida, desde superación personal hasta una situación económica más redituable. Este es un aspecto que el maestro Santos Alonso Morales Muñoz ha considerado durante su labor como director del Instituto de Ciencias Sociales y Administración (ICSA), cargo que ocupa desde hace tres años.  

“En términos generales, nosotros hablamos de alumnas y alumnos. Pero, si nos ponemos en la perspectiva de ellos, estamos hablando de proyectos de vida. Para algún maestro o administrativo, puede ser un estudiante que viene a la Universidad pero, del punto de vista del alumno, y tal vez hasta de su familia, puede ser la esperanza de un mejor futuro, un cambio económico o personal”, comentó el maestro Morales Muñoz.  

El ICSA cuenta con el mayor número de matrículas de la UACJ, con 9 885 alumnos inscritos en el semestre actual, una plantilla docente de 654 miembros, 1 733 grupos y 35 programas académicos de pregrado y posgrado. 

Con la llegada de la pandemia, la UACJ se vio en la necesidad de adaptar su modelo de enseñanza-aprendizaje al modo virtual, por medio de diversas plataformas. Con esto, la importancia de mantener la calidad académica no se desatendió y ha sido, para la institución, un gran logro mantener su sistema educativo, asegura el director del ICSA.  

“En marzo de 2020, la institución decidió emigrar todo su programa educativo al Programa de Continuidad Académica Virtual. Ahí se presentaron varias situaciones importantes; una de ellas fue que la Universidad estaba preparada, teníamos la plataforma Teams, emigramos todo y, afortunadamente, pudimos darle continuidad académica a la formación de nuestros estudiantes”, dijo el maestro Santos Alonso. 

Con el repentino cambio a lo virtual, se dio apoyo institucional a los docentes para aprender el uso de las herramientas que, durante los últimos periodos, fueron indispensables, por medio de los cursos Saberes, de la oficina de Tecnologías de la Información y del área de Desarrollo Académico de la Innovación Educativa. 

Para enriquecer la actividad estudiantil, el ICSA desarrolló el Programa de Fortalecimiento a la Calidad Académica, cuyo objetivo es arropar el proceso de enseñanza-aprendizaje por medio de conferencias, cursos, talleres, seminarios, cátedras patrimoniales, presentaciones de libros y coloquios. 

Como parte de dicho programa, a través de los 99 eventos académicos virtuales extracurriculares que se transmitieron por las plataformas digitales Zoom y Microsoft Teams, se logró llegar a públicos internacionales, situados en Ecuador, Colombia, Costa Rica, Argentina, España y otras universidades del país.  

Durante el último año, de octubre de 2020 a octubre de 2021, los estudiantes siguieron destacando en los ámbitos académicos y deportivos, en donde recibieron reconocimientos y medallas. 

Se establecieron dos nuevos programas: Maestría en Administración en modalidad virtual y la Maestría en Gestión de la Información en Entornos Digitales. Se dio continuidad al proceso de evaluación para obtener la acreditación o reacreditación de programas académicos, en el que se logró la recertificación de las licenciaturas en Turismo, Historia y Literatura Hispanomexicana. 

La vinculación entre Universidad y comunidad no se detuvo. En lo que corresponde al ICSA, se brindaron diversos servicios por medio de las prácticas profesionales y el servicio social que realizan los estudiantes de las licenciaturas en Trabajo Social y Educación. Además, el Bufete Jurídico concluyó 212 juicios.  

Entre los esfuerzos de la Universidad por brindar apoyo a la comunidad estudiantil y docente, se creó el Programa de Salud Mental y Habilidades Socioemocionales, en el cual se impartieron 19 conferencias. El Centro de Atención Psicológica Suré y la Coordinación de Orientación y Bienestar Estudiantil (COBE) atendieron a un aproximado de 474 estudiantes; a los docentes y coordinadores de programa se les ofrecieron 19 conferencias y un curso de manejo de estrés a través del yoga. 

El 6 de septiembre, la UACJ anunció que la actividad académica continúa en modalidad virtual para la mayoría de sus estudiantes; el retorno presencial comenzó únicamente para las materias que implican actividades en talleres, clínicas, laboratorios y prácticas. En el caso del ICSA, los alumnos de Turismo y Derecho son los únicos que asisten con todos los protocolos de salud. 

Para el regreso parcial, la UACJ implementó medidas adicionales a los filtros sanitarios y al apoyo de las Unidades de Atención Médica Inicial (UAMI), como los Módulo de Atención Covid, que se encargan de monitorear y dar seguimiento a posibles situaciones de riesgo y contagio. 

“Que podamos regresar a lo presencial, cuidando la salud de docentes y alumnos es un reto muy interesante, pero es lo que nos corresponde y estamos en la mejor disposición para hacerlo todos juntos”, comentó el maestro Morales. 

Aseguró, además, que a pesar de las adversidades todo ha transitado muy bien. Se ha practicado la empatía y la comprensión por parte del instituto, se ha dado atención a los estudiantes y la Universidad ha prestado sus servicios, como el del centro de cómputo, para dar apoyo a las necesidades tecnológicas y de conectividad. 

“La formación integral y humana es muy importante, sobre todo en este instituto. Tuvo que darse un proceso de mucha empatía, sentido humano y comprensión”, finalizó. 

 63 vistas,  1 hoy

Comparte este artículo: